Colección Fabergé

En el límite del lujo extremo. Investido por el halo de misterio que la monarquía rusa impregna a toda su historia, los huevos de Fabergé son el símbolo de la elegancia y el poder. Nacieron del capricho del zar Alejandro III para regalar a su esposa la zarina María un huevo de Pascua exquisito, que contuviera, a su vez, otro regalo secreto. Piezas únicas, confeccionadas con los materiales más caros y preciosos que ahora se convierten en cerámica con la colección Fabergé de Emozzioni.

 

Desde la naturaleza, a las colecciones del Museo Ermitage, Peter Karl Fabergé, encontraba la inspiración para sus huevos de Pascua en todos los rincones. Este joyero ruso, que heredó el taller de su padre a los 20 años, jamás imaginó que su destreza y su inimitable creatividad se convertirían en una leyenda sinónimo de exclusividad, lujo y arte.

 

Los Huevos Fabergé pueden considerarse como uno de los tesoros más elitistas del siglo XX. El valor de la última pieza subastada ascendió a 18,5 millones de dólares en una subasta en Christie’s. No es de extrañar, pues, que se hayan convertido en piezas anheladas por empresarios multimillonarios de todo el mundo, como demostración de poder y suntuosidad.

 

Modelo «Alexander»

Modelo «Renacimiento»

Modelo «Ermitage»

La Colección Fabergé ha sido realizada para:

Modelo «Gracia»